Dióxido de cloro para la fibrosis pulmonar

Dióxido de cloro para la fibrosis pulmonar

La fibrosis pulmonar es una enfermedad que se produce cuando los tejidos de los pulmones sufren daños y generan cicatrices. Estas lesiones hacen que la función principal de este órgano; respirar, se haga más difícil.

Esto sucede porque el tejido pulmonar se vuelve rígido y engrosa de manera considerable.

Por este motivo, cada vez que la fibrosis pulmonar empeora, vas a presentar más dificultades para respirar.

Además, en algunos casos los médicos no son capaces de encontrar la causa de este problema, y es allí donde toma el nombre de Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI).

Cuando esto sucede, el daño que sufren los pulmones es irreparable.

Sin embargo, existen tratamientos y terapias que pueden aliviar los sistemas que padeces y así puedas tener una mejor calidad de vida.

Es por eso que hoy, vamos a hablarte de los tratamientos con dióxido de cloro para la fibrosis pulmonar y, además, te diremos cuáles son las causas y síntomas de la enfermedad.


Tratamiento con dióxido de cloro para la fibrosis pulmonar

 

En los casos que la fibrosis pulmonar tenga una causa conocida como bacterias u otros microorganismos, puede ser tratada con dióxido de cloro.

Esta es una alternativa poco ortodoxa, pero ha dado muy bueno resultados.

El dióxido de cloro (CIO2) cuando es combinado con el agua pasa a ser iones de clorito. En esta forma sigue siendo muy reactivo, lo cual permite eliminar microorganismos y bacterias presentes en tu cuerpo o en el agua.

Pero, aunque el dióxido de cloro pueda tener algunos efectos positivos al tratar algunos tipos de fibrosis pulmonar, no es recomendable que lo ingieras sin la supervisión de un médico.

En todo caso, son tratamientos que requieren vigilancia durante su suministro. Y cabe resaltar, que hacen falta más investigaciones que comprueben la eficacia del dióxido de cloro como tratamiento para la fibrosis pulmonar.


Otros tratamientos para la fibrosis pulmonar

El dióxido de cloro no es el tratamiento más usado en casos de fibrosis pulmonar. De hecho, está visto como una alternativa.

En su lugar, los médicos optan por tratamientos que enlentezcan la enfermedad o alivien sus síntomas. Entre los más conocidos están:

Oxigenoterapia

Con el oxígeno no se detendrá el daño de sufrido por los pulmones, pero…

  • Facilita la actividad física y la respiración.
  • Disminuye las complicaciones de tener un nivel bajo de oxígeno en sangre.
  • Da sensación de bienestar y mejora el descanso nocturno.
  • Reduce la presión arterial que sufre el lado derecho del corazón.

Este tratamiento lo puedes recibir en cualquier momento, ya sea cuando duermes o hasta al hacer alguna actividad física. Aunque, lo mejor es que lleves contigo un depósito de oxígeno en todo momento.

Medicamentos

Según el estado de la enfermedad el médico puede recomendar algunos medicamentos que demoren el avance de la fibrosis pulmonar.

Entre los más nuevos y con mejores resultados están la Pirfenidona y Nintedanib.

Ambos tienen aprobación de la FDA, pero no dejan de tener efectos secundarios. Por ejemplo, la Pirfenidona causa náuseas y erupción en la piel, mientras que la Nintedanib diarrea y náuseas.

También es posible que el doctor recomiende medicamentos el reflujo gastroesofágico. Este es muy frecuente en pacientes con fibrosis pulmonar.

La rehabilitación pulmonar

Este tratamiento ayuda en el mejoramiento de las funciones diarias de los pulmones y en el control de los síntomas.

La mayoría de los programas para la rehabilitación pulmonar se enfocan en:

  • Enseñar técnicas de respiración. Con ellas puedes mejorar la eficacia de los pulmones.
  • Actividades físicas que permitan mejorar tu resistencia.
  • Asesorarte en tu nutrición.
  • Terapias de apoyo y educarte sobre la enfermedad que padeces.

Hacer un trasplante de pulmón

En última instancia, tu doctor puede recomendar un trasplante de pulmón para alargar tus expectativas de vida y mejorar la calidad de la misma.

Aunque, un trasplante tiene ciertos riesgos como que tu cuerpo rechace el nuevo órgano o que ocurra una infección.

Por eso, esta decisión es algo que debes analizar muy bien con tu médico.


Síntomas

Los síntomas que puedes experimentar si sufres de fibrosis pulmonar son los siguientes:

  • Fatiga y tos seca.
  • Disnea (dificultad para respirar)
  • Pérdida de peso sin razón alguna.
  • Hipocratismo digital. Es el redondeo y ensanchamiento de los dedos manos y pies.
  • Dolores musculares y en las articulaciones.

Estos síntomas y la enfermedad en sí pueden variar en su gravedad de una persona a otra. En algunos casos pueden ser de leves a moderados, y en otros el paciente puede presentar un cuadro clínico grave.

Uno de los síntomas de la fibrosis pulmonar que suele agravarse en menos tiempo es la dificultad para respirar. Es lo que se conoce como exacerbación aguda, y para tratarla el médico puede recetar corticoides o antibióticos.


Causas conocidas

La fibrosis pulmonar puede tener diversas causas, desde la exposición por largo tiempo a toxinas hasta la ingesta de algunos medicamentos.

Por eso, hemos dividido sus causas de la siguiente manera:

Factores ambientales y ocupaciones

Tus pulmones pueden sufrir daño al ser expuesto por largos periodos de tiempos a contaminantes y toxinas, tales como:

  • Polvo de carbón
  • Harina de sílice
  • Polvo de metales duros
  • Excremento de aves y otros animales
  • Fibras de asbesto
  • Polvo de granos

Medicamentos

Los medicamentos pueden ser una de las causas de la fibrosis pulmonar, sobre todo, alguno de los siguientes:

  • Medicamentos para el corazón. Ten especial cuidado con la amiodarona, usado para tratar la arritmia cardiaca.
  • Medicamentos para quimioterapia. La ciclofosfamida y el metrotexato.
  • Medicamentos antiinflamatorios. Como son sulfasalazina y rituximab.
  • Ciertos antibióticos. Los más conocidos que pueden causar daño pulmonar son el etambutol y la nitrofurantoína.

Afecciones que puedes causar fibrosis pulmonar

Además de las causas mencionadas, también existen algunas afecciones que pueden ocasionar daño pulmonar. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Polimiositis
  • Sarcoidosis
  • Neumonía
  • Esclerodermia
  • Artritis reumatoide

Como ves, son muchas las posibles causas que generan la fibrosis pulmonar. Sin embargo, en raras ocasiones se encuentra alguna causa específica, y en este caso la enfermedad se llama fibrosis pulmonar idiopática.

Por otro lado, las investigaciones más recientes apuntan al humo del tabaco y a los virus como causas de esta enfermedad. De allí, que tratamientos como el dióxido de cloro hayan surgido como una alternativa.

Conclusión

Hasta la fecha no hay un tratamiento que cure la fibrosis pulmonar, pero como te hemos mostrado, algunos de ellos son capaces de aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Además, en caso de que la enfermedad haya sido ocasionada por algún virus, la alternativa de usar dióxido de cloro como tratamiento está latente.

Sin embargo, debes recordar que todo tratamiento para esta y cualquier otra enfermedad debe ser suministrado bajo la supervisión de un médico.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
Email
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.